11 Junio - 2011



¿Qué le enseñó La Florida al Quindío?

Encabezaron la directora de Cooperación Internacional, Luz Helena Pulecio, y la secretaria de Turismo, María Nelly Aponte.

Con la participación de cerca de 22 empresarios y actores privados y públicos del sector turismo, se llevó a cabo con éxito la misión de estudios sobre el producto turístico de entretenimiento a La Florida, Estados Unidos.

La misión fue ofrecida por  la gobernación del Quindío a través de la secretaría de Turismo departamental y la oficina de Cooperación Internacional.

Luz Helena Pulecio, encargada de esta última dependencia, manifestó su satisfacción con las enseñanzas logradas en la actividad, con las cuales se espera puedan ser replicadas en el departamento.

“El viaje sirvió para conocer de primera mano las experiencias que en la materia han desarrollado cinco parques temáticos de este estado — Animal Kingdom, Magic Kingdom y Epcot, ubicados en Disneyworld; así como los independientes Sea World y Universal Studios—”.

La funcionaria resaltó la labor de observación de las estrategias empleadas por estos complejos en el tema de posicionamiento de marca.

“Se tomó nota de cómo se aprovechaba el nombre de los parques para comercializar servicios y productos complementarios, logrando una mayor rentabilidad del negocio. Asimismo se conoció el modelo de ambientación, iluminación y señalización, diseñado bajo un mismo concepto”.

Otra de las estaciones del viaje correspondió a la visita al Orange County Convention Center, el centro de convenciones considerado como el segundo más grande en Estados Unidos.

“Tomando en cuenta las diferencias en términos de magnitud de su demanda, que actualmente logra una afluencia de 50 millones de visitantes por año, este recinto comparte algo con el centro cultural metropolitano, en Armenia, en el hecho de que también fue construido y es administrado actualmente por el Estado. Una de las grandes enseñanzas es que el objetivo principal del centro de convenciones no es generar rentabilidad sino irrigar los ingresos en toda la cadena del turismo”.

El establecimiento origina en su actividad más de 380 empleos directos sin sumar los ocasionales que se requieren en el momento de realizar un evento.

“El organismo encargado de su operación es la oficina de turismo Visit Orlando, que a grandes rasgos funciona como el Fondo de Promoción Turística de Colombia en el hecho de que cuenta con una bolsa en la que todos los operadores de actividades asociadas a la actividad aportan un impuesto sobre sus utilidades”.

Pulecio indicó que pese a sus grandes fortalezas en el turismo de ocio y recreativo, la idea del condado es diversificar su portafolio con otras líneas como la salud, la educación, el corporativo y el apoyo a la inversión.
“Sin embargo, algo interesante en este último aspecto es que la pretensión es enfocar los programas de apoyo a quienes vendan sus productos o servicios fuera del condado para que entre mayor capital. No les interesa tanto quienes tienen identificado su mercado en la localidad, porque la idea no es que el mismo capital circule, sino que este se incremente. Es una idea interesante que debería ser estudiada en el Quindío”.

Orange County también les dio la posibilidad de conocer el innovador modelo de negocio de la multinacional sueca Ikea, que cuenta con un modelo de distribución de los ingresos entre el personal, con procesos sostenibles en su mantenimiento y apoya causas humanitarias como Unicef y Save The Children.

“Afortunadamente existe un interés del condado y esta región colombiana por mantener un intercambio de conocimiento y por eso se logró firmar un hermanamiento en el que ambas se transfieran pautas y sugerencias en materia de deporte, cultura, comercio y turismo. Por eso estamos esperando a fijar una fecha para que se desarrolle la misma actividad pero en sentido contrario para que conozcan detalles de nuestro desarrollo económico”, explicó.


Por: Andrés Felipe Mejía Álvarez

Una sospecha más


Ahora resulta que los problemas de la Corporación Autónoma Regional del Quindío van más allá de las fallas que el gobierno nacional le atribuye a las CAR en Colombia. El director de la institución deberá despejar las dudas sembradas en la opinión pública.

A los directores y funcionarios de las corporaciones autónomas del país les volvió el alma al cuerpo el 20 de enero de este año cuando después de la arremetida presidencial contra las CAR por los efectos del invierno al finalizar el año anterior, el propio jefe del Estado afirmó que “las versiones que llegaron a asegurar que las corporaciones autónomas se iban a acabar, no eran ciertas”. Esa fue una voz de aliento para todos los funcionarios de los entes autónomos, sin embargo, el gobierno siguió sosteniendo que se necesita un replanteamiento al sistema para buscar una mayor eficiencia de esos organismos y para conseguir que todos sus actos sean transparentes.

En Colombia miles de voces han dicho que las CAR son el más claro derroche de recursos además de evidentes expresiones de politiquería, es decir, que las corporaciones tienen críticos y enemigos a todo lo largo y ancho del país. Debe anotarse sin embargo y ante la falta de información general que tienen los colombianos sobre estos entes, que su función primordial y de conformidad con la ley, es la de administrar en su jurisdicción el medio ambiente y los recursos naturales renovables, además y obviamente propender por su desarrollo sostenible.

El problema que hoy tiene la CRQ tiene que ver con las serias dudas que desde hace algún tiempo se tienen acerca de la contratación y el gasto de los recursos correspondientes a la política ambiental. Eso es lo que se investiga. La diligencia hecha por la fiscalía el martes, convertida en la noticia más destacada del día en el Quindío e inclusive la que ha sido mayormente comentada durante la semana, ha estado ligada al acto de control y registro hecho a la subdirección de política ambiental. Y ahí cabe preguntarse: ¿Por qué salió de ese cargo hace algún tiempo el ingeniero Édgar Giraldo hoy en otra posición en la CRQ? ¿Cuáles serán las razones para que exclusivamente ha esa dependencia haya llegado el martes la fiscalía?

Tiene que ser que hay gato encerrado y que hay necesidad de estar pendientes de las autoridades hasta que el proceso investigativo llegue a sus últimas consecuencias.

El día del registro los funcionarios judiciales llegaron a la corporación, preguntaron por el director general Carlos Alberto Franco, le informaron sobre su propósito y en el mejor clima pasaron a la subdirección de política ambiental a cumplir la labor de registro. El director de la CRQ no estuvo en la diligencia, no participó para nada en ella y pudo hacer la reunión del consejo administrativo del organismo que se había propuesto llevar a cabo ese día. Mientras tanto, en otros lugares de la ciudad se estaban llevando a cabo allanamientos destinados a conseguir la mayor información posible sobre la situación objeto de las diligencias investigativas.

Muy grave para la CRQ y para el departamento en general. Una sospecha más, una mayor duda sobre los actos de la Corporación Autónoma Regional y un desagradable momento para el director y sus funcionarios más cercanos. Lo cierto es que la dirección general de la CRQ tendrá que ponerle la cara al problema y responder por lo que pueda suceder, al fin y al cabo sobre sus hombros recae toda la responsabilidad de la institución. A la corporación se le aplican las mismas normas de los entes autónomos del país, pero no se exime de responsabilidad que tienen conforme a las normas y leyes de la República. Está claro entonces que la planificación ambiental es la herramienta prioritaria y fundamental para el cumplimiento de los objetivos de las corporaciones y para garantizar la continuidad de las acciones de su competencia.

De modo pues que esta semana ha sido dolorosa para la Corporación Autónoma Regional del Quindío y muy preocupante para la institucionalidad regional. Hay que esperar que termine el proceso investigativo. No se puede juzgar a priori pero no deja de tener mucha gravedad lo que está pasando en un organismo tan importante para la vida pública y administrativa del departamento.