17 Septiembre - 2019

Con Piedad, Armenia construye Siglo XXI

Armenia completa ya casi 130 años de vida, poco para una urbe de las dimensiones de la ciudad que hoy camina ya sobre el Siglo XXI. Hay que recordar que la ciudad nació al final del Siglo XIX, cuando cobraba forma la hegemonía conservadora de Núñez, Caro y Holguín y se proyectaba en el horizonte finisecular la atroz guerra de los Mil diaz en la que murieron más de 100 mil personas en una Colombia con apenas 4 millones de habitantes.

Con Piedad Armenia no tiene pierde
 
Por Horacio Duque Giraldo
 
 
Guerra sangrienta que cerró los ocho conflictos civiles del Siglo XIX, nos dejó sin Panamá y con el prolongado gobierno autoritario del General Rafael Reyes, que en una de sus últimas medidas creo nuevos departamentos, como el de Caldas, entregado al General Alejandro Gutiérrez Arango, hombre de confianza de la elite conservadora antioqueña y bogotana. Armenia era una de las ciudades de Caldas y lo fue durante 55 años más.
 
 Es también la época en que se implanta la caficultura y su producción que la convierte en el eje de nuestra economía con el crecimiento de las exportaciones.
 
Armenia organiza en las primeras décadas del siglo XX su modelo urbano, bastante similar al de Pereira y Manizales, que se sustenta en el flujo financiero generado por las ventas del Café en New York, Londres y Paris.
 
Armenia, se afianza liberal con la caída de los conservadores en 1930 y en ese contexto afloran los liderazgos rojos heredados por la guerra de los Mil días. En la memoria histórica de la pequeña Villa pesan sobremanera las batallas liberales contra la hegemonía goda de la oligarquía hacendaria y ultra católica de Antioquia.
 
En los años 50 y 60 la violencia partidista infecta la región y el territorio de la ciudad con la provincia es escenario de muerte, masacres y homicidios que acaban con la vida de miles de personas.
 
Con el Frente Nacional llega el aire de la tolerancia y la convivencia, propiciando nuevos asuntos para el debate público como la necesidad de  nuevos ordenamientos autónomos departamentales. En 1966 se constituye el Departamento del Quindío y Armenia es señalada como su Capital.
 
En estos 53 años Armenia ha sido objeto de cambios urbanos protuberantes, el más importante es el derivado del terremoto del 1999.
 
En su recuperación la acción se ha encaminado a fortalecer su tejido institucional y social. A fortalecer su vocación en el Siglo XXI como epicentro del turismo en sus diversas manifestaciones.
 
Desde hace tres años a la ciudad le cayó la epidemia de la corrupción afectando gravemente sus instituciones, sus finanzas y su legitimidad.
 
Un liderazgo avieso pervirtió la base mínima de la ciudad. Valores y principios éticos básicos fueron anulados propiciando un asalto a los bienes comunes con graves consecuencias en los recursos ambientales y en la tesorería institucional.
 
En las próximas semanas la ciudadanía de Armenia se apresta a elegir nuevo alcalde y están planteadas varias alternativas.
 
Entre ellas la más apropiada es la de Piedad Correal, una distinguida ciudadana con gran experiencia como Defensora del Pueblo de Departamento. Ella ha construido una gran coalición Programática como estrategia para sacar a la ciudad del hueco en que se encuentra y proyectarla plenamente en el siglo XXI en los términos de un urbanismo social y ambiental que recoja las enseñanzas de la Encíclica Laudato si del Papa Francisco para proteger la tierra, la naturaleza y la biosfera de la peste desarrollista derivada de la racionalidad  modernista occidental. Para proyectarla en los términos de la 4 Revolución industrial que la haga una ciudad inteligente y del conocimiento mediante la adaptación de las tecnologías de la información y las comunicaciones.
 
Para convertirla en un potente epicentro del turismo en todas sus expresiones, mediante su adaptación urbana con un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial que encaje con el Paisaje Cultural Cafetero y con la recuperación de las fuentes hídricas principales que nutren a sus habitantes. Para garantizar los derechos sociales de todos, especialmente de los niños, jóvenes, indígenas, afros, mujeres y ancianos.
 
Obvio, de los otros candidatos poco se puede esperar, pues son meros instrumentos politiqueros de la mafia corrupta que se robó las regalías o se enriquece en el rio revuelto de las rifas y el “gota a gota” que despoja en la vida cotidiana con formas abiertamente criminales.
 
Es así como Toto infla a Ríos con publicidad engañosa para hacer creer que allí hay algo saludable para la ciudad.  
 
Por supuesto, al uribismo ya nadie le cree sus mentiras troleadas sin límite para confundir al elector.
 
Por fortuna el discurso y la narrativa transformadora de Piedad Correal mutó en el sentido común que orienta la marcha de casi medio millones de ciudadanos dispuestos a recorrer el siglo XXI en términos de igualdad, equidad, democracia, amor por la naturaleza y ejercicio de los derechos fundamentales.
 
Armenia, 14 de septiembre del 2019.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
...